POSDATA A «MIRADAS CRÍTICAS A LAS CÁRCELES URUGUAYAS«

Meses atrás publicamos un texto llamando a una visión que analizara críticamente el estado de superpoblación y violencia que se viven dentro de las cárceles uruguayas y el estilo de difusión que “comunicaban¨ los medios oficiales de prensa. La conclusión final a la que queríamos llegar era que la violencia inherente a la vida dentro del estado y los sistemas capitalistas precisa de la cárcel y la injusticia para legitimarse y subsistir, que el delito y la prisión es producto de la desigualdad y el trato de por sí ya es deshumanizante, lo es en la forma que tenemos que vivir nuestras vidas en sociedad y muchísimo más dentro de los recintos penitenciarios y urge tomar acciones en colectivo para cambiar nuestra realidad y no volver nunca a hacer ejercicio de este tipo de violencia de la cual hace uso el estado y el capitalismo.

En esta oportunidad queremos corregir un error que cometimos a la hora de producir el texto y que no podemos dejar pasar, en primer lugar, para no caer en la trampa del lenguaje autoritario que está cristalizado en el imaginario de lo cotidiano, y segundo, en pos de la honestidad intelectual. Queremos también dar con esta posdata unos primeros acercamientos a un posicionamiento crítico del concepto de rehabilitación.

En la publicación original al cual este texto se refiere cometimos el error de decir, “Si alguien se tiene que rehabilitar aquí somos nosotrxs como sociedad” con una lectura inocente parecería no haber problemas, pero el asunto aquí es que el mismo concepto de rehabilitación nos molesta. ¿Por qué? Porque el concepto de rehabilitación pertenece al pensamiento y lenguaje del sistema penitenciario y de las instituciones autoritarias, entendemos que al utilizarlo estamos de alguna manera aceptando su legitimidad en el imaginario social y eso es algo contra lo cual combatimos. ¿Pero qué es rehabilitación? la rehabilitación es un concepto que presupone una forma natural de ser y quien debe someterse a ella es una persona desviada de las formas correctas, este supuesto es el que comparten todas las políticas “re” (rehabilitación, reinserción, reeducación) que funcionan dentro del sistema penitenciario y demás instituciones estatales y público-privadas que se encargan de enderezar a aquella persona que dentro del orden actual de las cosas pueda considerarse como un desviado.

Esta manera de pensar que nos trae el concepto “re” invisibiliza la realidad de la cuestión. Ya dijimos que el delito es un mecanismo legal para defender los intereses del capitalismo y que de las clases sociales que lo cometen, solo una recibe el peso de la ley. No es extraño oír que cuando alguien rico o que se dedica a la política comete un delito se diga que ha cometido un error, ¿pero porque a ellxs se les perdona y a lxs pobres no? la respuesta a nuestro parecer es que no hay verdaderos equívocos sino una violencia estructural que empuja a muchxs y conviene a unxs pocxs.

¿Pero qué quisimos decir con “rehabilitarnos como sociedad”? El origen del error no es lo que aquí interesa pero si prestan atención se darán cuenta de porque quien escribe cayó en tan terrible eufemismo y es que el concepto se confunde con lo que realmente quisimos decir, cambiar de perspectiva.

Creemos que es necesario que tanto los colectivos militantes como la sociedad de la cual son parte cambien su perspectiva respecto a la realidad de la cárcel y el sistema que lo engloba, para poder acercarse a combatir la injusticia desde su verdadera raíz debemos meditar sobre la esencia misma del delito y la legalidad, que son siempre herramientas de las cuales el poder se sirve para dominar y segregarnos, lejos de una inocencia que limite el diálogo y el autocuidado porque la cuestión que
posibilita al estado ejercer esta violencia recae es nuestra incapacidad actual para defendernos de todos los abusos (antes, durante y después) que somos capaces de cometer lxs humanxs entre nosotrxs y el resto de especies.

Terminado este texto solo nos resta decir que el tema está lejos de estar acabado porque esta es una cuestión que toca todos los aspectos de nuestra vida social e individual, esperamos en futuras publicaciones seguir aportando insumos a la discusión. Sin más que decir esperamos que esta posdata haya ayudado a pensar mejor la cuestión y que podramos encontrarnos prontamente en las calles.

MARCHA CONTRA LA VIOLENCIA INSTITUCIONAL Y POLICIAL.

El atropello policial e institucional está siempre a la orden del día, ya sea desalojando familias, queriendo callar voces disidentes o persiguiendo luchadores sociales, toda persona o colectivo que se interponga o rechace la norma establecida será objeto del aparato represivo. La cárcel como amenaza latente para quienes luchamos por un mundo mejor, más digno y justo, no debe ni debería frenarnos. Salirnos de la postura pasiva o el rol de victima es urgente y necesario, agitemos las aguas para que el miedo cambie de bando. Nos solidarizamos con estas causas y alentamos a manifestarse el viernes 17.

Entrevista al compañero subversivo Marcelo Villarroel Sepúlveda

Entendiendo este instrumento de comunicación como una herramienta para dar voces a lxs presxs en lucha es que publicamos esta entrevista al compañero Marcelo Villarroel, desde la cárcel de Rancagua (territorio dominado por el estado Chileno) y a meses de haber finalizado una huelga de hambre junto a otrxs presxs anarquistas y subversivos, Marcelo, un preso de larga condena y larga trayectoria de lucha, nos cuenta su experiencia en la huelga, las razones del traslado a la cárcel de Rancagua, entre otras cosas. Agradecemos a Marcelo por su disposición y sus aportes y a lxs compañerxs que hicieron posible la entrevista.

PODRÁN ENCARCELAR EL CUERPO, MÁS NO LAS IDEAS!. MARCELO A LA CALLE!

  • Nos gustaría saber sobre tu situación actual en la cárcel de Rancagua y el vínculo entre lxs presxs allí.

El traslado que se produjo los primeros días de junio en este año, hace ya 5 meses, corresponde al arreglo, mantenimiento y re-fundación del sistema de alta y máxima seguridad en la cárcel de alta y máxima seguridad en Santiago de Chile. En este lugar donde se alberga históricamente a lxs combatientes anti-capitalistas, a lxs subversivxs anárquicos de los últimos 25 años en la historia de la estructura carcelaria chilena.

Esta cárcel fue fundada en el año 94, tuvo un arreglo, una modificación en el arreglo de su estructura en el verano del 99 y ahora por segunda vez en su historia van a hacer un arreglo, una modificación, con la intención de re-fundar esa cárcel; porque además desde el poder, desde la dirección nacional de gendarmería (es el servicio de prisiones en Chile) se ha trasmitido en el último tiempo, con la cobertura mediática del canal nacional, toda esta lógica de generar las condiciones para re-fundar el sistema de alta y máxima seguridad diciendo por ejemplo que en las cárceles chilenas hay bandas organizadas que siguen siendo dirigidas por quienes están presxs y que estxs requerirían un sistema de encierro mucho más drástico al que hoy día existe. Eso involucraría referencia con Estados Unidos y Europa, los regímenes de alta y máxima seguridad de esos lugares que contemplan el mas mínimo derecho del preso, solamente eso, reducido a su más mínimo derecho que el de respirar de algún modo; así que la finalidad de esta re-fundación es apretar, legitimar un sistema de represión en el marco de la pandemia.

Nosotros estamos desde junio, se supone que son 6-7 meses máximo, estaríamos volviendo a fin de año, hacia la unidad de origen que es la cárcel de alta y la sección de máxima seguridad donde esta Francisco y la cárcel de alta donde estoy yo y están mis compañerxs junto a mi.

La relación con lxs otrxs presxs sigue siendo de respeto, entre nosotros que estamos en la sección de alta, Juan Aliste, Juan Flores, Joaquin Garcia y quien habla tenemos una relación de respeto recíproco en el universo de presxs con lxs que compartimos, presxs sociales por lo demás y Francisco esta en la sección de máxima junto a un universo de presxs también sociales y otrxs presxs políticos de la línea rodriguista internacionalista chileno, otro sector marxista-leninista con el cual nosotrxs no tenemos ningún tipo de relación orgánica, ni política, no nos interesa por lo demás, pero si en términos personales; claramente hay un respeto y una valoración de la situación, de su resistencia que se mantuvo por más de diecisiete años en un régimen disciplinario diferenciado en Brasil, el compañero Mauricio Hernández Norambuena con él comparte Francisco, y somos todo el universo de presxs que venimos trasladado desde Santiago a Rancagua, sexta región, a una hora de la capital.

  • ¿Qué implicó el traslado?. ¿Cómo fue?

El traslado implico el cambio a la cotidianidad pero manteniendo un encierro concordante con nuestra sección de alta y máxima seguridad, lo que implica un cambio de unidad, una zona nueva, cotidianidad nueva, espacio físico nuevo pero mismo régimen de control.

Somos pocos acá, los módulos son de doscientas personas, dentro de la cárcel dos mil setenta personas, nosotros en el módulo vivimos veintitrés personas, entonces hay mucho espacio, todos nos conocemos durante años, no es una zona donde haya un permanente ingreso de personas porque al ser los reos más conflictivos de Chile nos mantienen en una zona más o menos juntxs, con segregación, pero más o menos juntxs; entonces a su vez aparte de conocernos nos ha tocado convivir durante años en las mismas unidades, nos mantenemos más o menos la misma gente, no hay ingresos, así que los traslados fueron en ese marco, los primeros días de junio de la cárcel de alta y la sección de máxima de Santiago de Chile hacia la cárcel de Rancagua, modulo uno alta, modulo dos máxima seguridad.

En ambos módulos hay alrededor de veintiuna- veinticuatro personas y la cotidianidad corresponde a desencierro en la mañana, 8:30-9 am, ya bajando en el patio, porque estamos en la celda durante el encierro desde las 17 hasta las 9 am, el encierro de la celda esta en el segundo y tercer piso. Entonces el desencierro corresponde a las 8:30- 9 am y el encierro corresponde a las 17 hs, desde las 17 a las 8:30-9 am pasamos encerrados y el resto del día pasamos abajo en el patio. Ese mismo régimen tenemos todos los de la alta, quienes están en la máxima tienen solamente tres horas de patio y veintiuna de encierro.

No se puede trabajar desde el punto de vista de alguna manualidad, artesanía, no hay nada por hacer, más que enfrentar el día haciendo deporte, caminando en el patio, compartiendo con la gente, tomando mate, algún juego de mesa, principalmente eso.

La relación con gendarmería, es una relación hostil, de distancia y un respeto basado en la obligatoriedad del vínculo; la relación es hostil sin embargo, nosotrxs no tenemos agresiones físicas, ni verbales, no hay ningún tipo de acción que denigre nuestra dignidad y no lo permitimos tampoco por lo demás.

  • ¿Qué es lo que quieren hacer en la cárcel de máxima seguridad?

Corresponde principalmente a la remodelación de la infraestructura con la finalidad de re-fundar un sistema de alta y y máxima seguridad con la finalidad de aislar a quienes encierran en esas cárceles y desde que fue fundada siempre ha mantenido presxs políticos, presxs subversivxs en sus instalaciones, ya después de los 2000 incorporaron población penal social y bueno, inevitablemente como decía ahí, se concentra la gente mas peligrosa de este país desde el punto de vista de la policía, la selección criminógena que hacen ellxs digamos.

Un sistema altamente represivo desde el punto de vista de los espacios; re-fundar esa cárcel aparte de modernizar sus instalaciones implica re-fundar un concepto en Chile, la idea de que acompañado del derecho canónico que establecen los juristas de la dominación buscan que el castigo se exprese en el dolor, entonces inevitablemente la idea es que esta cárcel infrinja castigo sino es desde el punto de vista físico, sí el padecimiento cotidiano que implica vivir en un régimen de mierda; esa es la lógica, hacernos pagar, y no deja de ser pesado el sistema.

Pesado en el sentido de lo complejo que implica la resistencia cotidiana, la fuerza nos la da el profundo apego a nuestras convicciones antiautoritarias, con mas fuerza cada vez, y siempre con la claridad absoluta, con la necesidad de destruir la sociedad carcelaria, no como una consigna sino que en la práctica, en nuestra lucha cotidiana.

  • Por otro lado, nos gustaría saber sobre la pasada huelga de hambre, cómo la vivieron y que experiencias dejo la lucha.

La movilización realizada, la huelga de hambre realizada con este conjunto de compañeras y compañeros prisionerxs subversivxs y anarquistas en las cárceles chilenas. La verdad, que es importante precisar, que hay un universo de presxs llamados ¨presxs políticxs de la revuelta¨ que permanecen encerradxs en diversas cárceles del país; en Santiago se concentran en la cárcel de Santiago uno, nosotrxs no tenemos una relación fluida con ese entorno de prisionerxs, ni con lxs prisionerxs, ni sus familias, ni los entornos solidarios que lxs acompañan, la verdad es que nuestra condición es diferente; somos presxs con el sentimiento genuino de lucha contra la autoridad con prácticas de violencia revolucionaria y de combate minoritario, trazado desde hace muchos años ya, de las practicas autónomas y anárquicas hemos dado paso hacia la conflictividad.

El universo de prexs politicos de la revuelta, por los cuales hoy día hay un gran movimiento nacional e internacional de solidaridad, son personas que salieron y cayeron en el marco de la revuelta y mayoritariamente no responden a fines; sino que gente, ciudadanos radicalizadxs muchxs de ellxs, cruzados por insignias y banderas que corresponden más al esnobismo de la memoria roja, en el culto a la vieja guerrilla latinoamericana, principalmente de la realidad chilena. Entonces hay una mixtura de gente que sale, que se rebela, y que como en toda revuelta que traspasa la frontera de los espacios afines, organizados o más radicales que se han mantenido en el tiempo sino que a partir de la espontaneidad que se genera a partir de la fuerza de la revuelta, este universo de personas quedan ahí; por ellxs hay una gran movilización.

Bueno, nuestra huelga tuvo por finalidad empujar, colectivamente, un pasito hacia la calle en el caso de mi situación, ya que de todo el universo de compañeras y compañeros soy el que llevo más años, llevo más años ya, ahora en el 2022 cumplo catorce años desde que cayera el 15 de marzo del 2008 en San Martín de los Andes, Patagonia, Argentina.

Entonces, en el verano del 2019 en Chile se modifico un decreto ley, ese decreto ley que es el decreto ley 321 fue modificado en su articulo dos y en su articulo nueve, con la finalidad de restringir el acceso a las libertades condicionales, que se otorgan a todas aquellas personas que habían cumplido más de la mitad del tiempo de encierro. Por ejemplo, una persona condenada a treinta y cinco años, solamente en años se le fijaba su pena en veinte años y de eso tenia que ser la mitad del tiempo que eran diez más uno para poder empezar a postular.

Bueno, con la modificación del verano del 2019 cambiaron los tiempos y yo que estaba con disposición de comenzar a postular a fines del 2019 con esta modificación a principios del 2019 se me postergó mi tiempo de postulación, de diciembre del 2019 a octubre del 2036, o sea en diecisiete años más, hoy día ya en quince años más; entonces desde ahí, llegamos al acuerdo y a la convicción de la necesidad de enfrentar esta lucha colectiva juntxs, sumándose Mónica también (compañera anarquista presa en cárcel de San Miguel).

Entonces, desde esa perspectiva definimos el inicio de una huelga de hambre a partir del 22 de marzo que duro hasta mayo, cincuenta días, en la que logramos consolidar nuestras exigencias y demandas como exigencia y demanda de la prisión subversiva, por otra parte, logramos generar una dinámica que permitió profundos lazos de solidaridad y de complicidad con distintos espacios en diferentes lugares del mundo y además generar un movimiento dentro de la institucionalidad que va señalando el hecho de que esa modificación debe en algún momento ser enfrentada para restituir el estado-situación anterior, para que desde ahí se permita a la gente poder postular, cumpliendo el tiempo, un tiempo razonable, digamos.

Con esto nosotrxs no queremos validar para nada el sistema carcelario, por el contrario, pero hay elementos que son objetivos y que son de definición táctica que te obligan a ti, a tener una claridad y una voz al respecto, todxs lxs compañerxs que han pasado por la prisión y que han caído por acciones de envergadura y de confrontación siempre han tenido entornos de abogadxs, desde abogadxs solidarixs hasta quienes asumen desde un compañerismo la defensa en el ámbito de la legalidad del poder, eso no significa que queramos ser parte del poder, sino que por una definición táctica tenemos que enfrentarlo con las herramientas que tenemos en esas circunstancias, entonces desde esa perspectiva estas exigencias que están en el marco de la legalidad del poder nosotrxs la planteamos con esa claridad, sabiendo que nuestro objetivo es la calle y mientras mantengamos la persistencia, la claridad y la convicción y no nos salgamos de esa linea; todo lo que podamos hacer en el marco de esto es bienvenido y enfrentado de manera individual y colectiva. claramente hablado. Entonces esa era la idea, logramos los objetivos; sin embargo con este traslado y como funciona la legalidad del poder siempre de la mano de la policía, no hemos podido generar una fisura mayor que permita un pronunciamiento oficial al respecto de la 321, pero en eso estamos en la pelea constante, concreta y sabemos que falta mucho todavía, sin embargo ahí seguimos poniendo nuestro granito de arena.

  • ¿Se siente que hubo apoyo desde afuera?.

Claramente como lo expresaba recién, sentimos que hubo un apoyo, que hay un apoyo, ese sentimiento y esa sensación no es azarosa, sino que también tiene que ver con la persistente insistencia nuestra en el quehacer colectivo, respetando las individualidades; caminando siempre por el sendero de la autonomía, de la horizontalidad, de las relaciones sin mediación en el fecundo espacio de la ilegalidad insurrecta.

Entonces, claramente nosotrxs sabemos que queremos que se manifiesten desde diferentes latitudes con la misma voluntad y persistencia que la estamos haciendo nosotrxs, de manera activa en esta zona del planeta, creemos en la lucha radical, autónoma, anárquica, creemos en la lucha directa; sabemos que es el tránsito mas conflictivo hacia la búsqueda de la liberación total, sin embargo, el más conflictivo es el mas consecuente y coherente con nuestro objetivo de querer vivir un modo diferente, en comunidad, aboliendo todo lo que el capital, el patriarcado, el estado y la autoridad nos puedan legar con la fuerza del dominio y de sus esbirros al servicio del poder.

Así que supimos, sabemos y queremos que haya solidaridad, la alentamos, sabemos que hay movimientos constante de solidaridad cómplice, y ante todo sabemos que no estamos solas ni solos, porque es lo que hemos construido, es lo que queremos, por donde transitamos y bueno, como en este caso me toca compartir con ustedes estas palabras.

Me voy despidiendo, abrazándoles compañeras y compañeros de la región dominada por el estado uruguayo.

Como siempre el puño en alto, buscando también más allá de las etiquetas, de las frases repetidas, lo que nosotrxs vivimos es eso, la resistencia milimétrica a la sociedad carcelaria sin renuncia sin panfleto, sino que con vida y resistencia tangible, palpable y una cotidianidad de lucha que no va a desaparecer; incluso desapareciendo-nos también, porque es lo que vamos construyendo, el sendero de la resistencia milimétrica a la sociedad carcelaria, desde dentro, con resistencia autónoma, con prácticas de combate minoritario, alentando eso y no renegando nunca de nuestra opción de lucha subversiva contra el estado, la cárcel y el capital.

Mientras exista miseria, habrá rebelión.

Contra la cárcel del estado y el capital.

Guerra social.

Presxs a la calle.

Festi antifascista 6 de nov


Compartimos la convocatoria del festival antifascista en solidaridad con alternativa fm ,radio comunitaria del oeste de montevideo que esta siendo persegida por el poder,y el lanzamiento público de la Coordinadora por Las Libertades y en Defensa de los Medios Alternativos.

Entrevista a la ¨Coordinadora 18 de Octubre¨

Realizamos desde Montevideo, Uruguay, esta entrevista a lxs compañerxs de la Coordinadora 18 de Octubre de Chile. Agradecemos su disposición y nos seguiremos encontrando en la lucha. ¡Por la libertad de todxs lxs presxs!

¿Cómo surge?.
La Coordinadora 18 de Octubre surge en diciembre del 2019, en contexto de la revuelta popular, para responder a los altísimos niveles de persecución y prisión política que se viven en ese momento. Se concibe como una coordinación amplia para accionar en pos de la libertad de quienes quedan en prisión en ese contexto, pero luego ampliamos la mirada a la prisión política que existe en nuestro territorio en general, desde lxs presxs políticxs mapuche, a lxs presxs políticxs anarquistas, subversivxs y demás de la dictadura y la democracia.

¿Cuál es el objetivo de la coordinadora?.
Nuestro objetivo como Coordinadora es la libertad de nuestrxs compañerxs que se encuentran secuestradxs por el estado carcelario chileno. Para esto creemos que nuestra presencia en la calle y en los territorios es fundamental.

¿Cuál es la postura que tienen entorno a la cárcel más allá del contexto?.
Nos posicionamos de forma anticarcelaria. Entendemos que la prisión política ocurre en el contexto de la sociedad carcelaria, donde la cárcel se utiliza como dispositivo de control, disciplina y castigo en función de reproducir el orden capitalista y patriarcal que nos impone el estado. El aparato carcelario encarcela toda semilla de rebeldía y resistencia, y por supuesto también encarcela la pobreza. Reproduce no solo el capitalismo de esta forma, sino que también el patriarcado — la mayoría de las personas que ejercen violencia de género nunca pisan la cárcel, y quienes se enfrentan a ella sólo se encuentran habitando en un espacio que acentúa los ciclos de violencia patriarcales, lejos está la institución carcelaria de algo que sirva para combatirlos. Mientras siga existiendo la cárcel, existirá la prisión política, porque toda privación de libertad es en sí política. En este sentido, nuestro horizonte más profundo es buscar el horizonte de un mundo sin prisiones.

¿Cómo es el contacto con lxs presxs?
La verdad es que el contacto con lxs presxs políticxs, en particular aquellxs de la revuelta, se ha visto dificultado por el contexto pandémico y represivo. En los inicios de la Coordinadora, teníamos iniciativas para entrar a las cárceles y conectar directamente con lxs chicxs, pero en marzo del 2020 cesan todas las visitas a las cárceles, salvo las de lxs abogadxs. A través de algunxs compañerxs que pueden ejercer este tipo de visitas hemos logrado mantener contacto con algunxs cabrxs tras los barrotes de forma un poco más directa, pero sino, nos vemos limitadxs al uso de comunicaciones digitales, o indirectas a través de la familia o red de apoyo de cada presx.

¿Quiénes integra la coordinadora?
La Coordinadora es una instancia muy diversa, se compone de individualidades y colectividades que abarcan un amplio rango de posturas revolucionarias de izquierda, además de colectividades territoriales y sociales que no necesariamente tienen esas posturas planteadas de la misma forma, pero que sí son afines al camino que proponemos hacia la libertad, que es la calle y la lucha. Por otra parte, se integran algunxs familiares y amigxs de algunxs presxs políticxs.

Nos gustaría que nos contarás un poco de la situación actual por la que están atravesando.
Actualmente, en el territorio dominado por el estado de Chile vivimos un momento intensamente represivo, donde siguen cayendo personas en prisión política, entonces estamos permanentemente preocupadxs de estar al tanto de las nuevas detenciones y operativos represivos.

Por lo demás, ya a dos años del comienzo de la revuelta, hay casos que están cerrados o cerca de cerrarse, con nuestrxs compañerxs quedando privadxs de libertad, por lo que ha sido importante fortalecer nuestras redes de apoyo para, por ejemplo, acopiar comida y materiales de higiene para las encomiendas semanales de lxs compañerxs, o para recaudar dinero que luego entregamos para pagar peritajes que ayuden en los juicios. Y siempre está nuestro trabajo permanentemente de agitación callejera para posicionar en la agenda pública el tema de la prisión política, los abusos y malos tratos que reciben nuestrxs compañerxs (y toda la población penal) por parte de gendarmería, y las condiciones carcelarias en general, ya sea en marchas en las ciudades, mittings en las cárceles o actividades en los distintos territorios. Además, consideramos especialmente importante apoyar cualquier organización y movilización que se dé adentro se las cárceles. Últimamente, también hemos estado levantando instancias como foros y conversatorios para impulsar reflexiones más profundas sobre la sociedad carcelaria en general, con miradas a generar un encuentro nacional de organizaciones unidas en la lucha anticarcelaria.

Miradas críticas a las cárceles Uruguayas

Una semana atrás fue de comùn conocimiento gracias a los medios de
prensa oficial el caso de un joven recluso primerizo dentro del sistema
carcelario que fue doblemente secuestrado, primero por el estado y
segundo por otro grupo de reclusos,  y torturado por varías semanas, el
número de días varía según el medio informativo.

No queremos aquí detallar el sufrimiento al que esta persona fue
sometida, sabemos de sobra que las atrocidades cometidas son nefastas.
En cambio, consideramos màs importante destacar que estos hechos de gran
magnitud son consecuencia, no solo del sistema y la institución
carcelaria, sino también del mundo que lo engloba.

Nadie ignora que esta sociedad que habitamos se rige por la necesidad
del dinero, del estatus de vivir adaptado que no significa otra cosa que
tener dinero, quien lo tiene acumulado no precisa ir a buscarlo y quien
no, debe de hacerse de todos los medios a su alcance para conseguirlo.
No podemos cansarnos de repetir que la desigualdad de recursos para
cumplir este objetivo es estructural y que vivir así desespera, nos
aísla, nos frustra y embrutece. Esta alienación que acabamos de
describir es una situación que compartimos tod@s quienes no somos dueñ@s
de nada, seamos conscientes o no de ello y acudir a aquello que los
poderosos llaman delito puede ser el día de mañana un medio obligado
para alcanzar este fin, el mismo sistema necesita de esta desigualdad
para existir y fundamentar así su dominio.

 La noticia que hoy nos llama la atención no es otro más que uno de los
miles de casos que engrosan la lista de atrocidades que se cometen
dentro de la cárcel, no nos enteramos de muchos de estos, pero cuando
salen a la luz debemos prestar mucha atención por que su difusión no es
inocente. Hace ya un tiempo que las noticias que recibimos sobre lo que
ocurre dentro de la cárcel nos hablan de “irregularidades” y violencia,
estas condiciones son inherentes a la cárcel porque el privar de la
libertad ambulatoria a las personas sometiendolas a un régimen de
control y castigo no solo nos humilla, sino que también nos puede hacer
sacar lo peor de nosotr@s. La razón por lo cual ahora nos están hablando
de esto es sencilla: se trata de la superpoblación en las cárceles.

Más allá de la reforma legal que en el último periodo ha adoptado el
estado uruguayo en lo que se refiere al delito y la encarcelación, no es
novedad para nadie que el discurso hegemónico sobre la cuestión ha
puesto su atención solo en la sensación de inseguridad. Esta es una
realidad que constituye a cualquier gobierno y es la respuesta que
desvía la atención al problema real dentro de un mundo competitivo y
autoritario, inseguro es vivir sin la garantía de una vida digna,
insegur@s se sienten aquell@s afortunad@s de creer tenerla frente a la
mirada comparativa de l@s otr@s, y la ley y el orden será el medio para
aplacar esos miedos pero nunca resolverán el problema que hay de fondo.
Por eso las cárceles están llenas, son el campo de concentración al que
van a parar todas las personas que sobran en el plan político de turno y
su población es un chivo expiatorio donde el estado responsabiliza a l@s
pobres de los productos devastadores que el capitalismo ejerce entre
nosotr@s

El ministro de interior Luis Alberto Heber nos los hizo recordar el
pasado 22 de septiembre cuando amenazó con que si se derogan artículos
de la LUC se tendrían que liberar presos, como si la culpa la tuvieran
las políticas o la mala educación ciudadana y no el delito como garantía
estructural del orden capitalista y el control estatal, a la vez que se
hace negocios con la desigualdad de l@s otr@s.  Y hacer negocios con la
desigualdad es lo que se proponen los jerarcas correspondientes en estos
momentos. Hay un excedente de presos y quieren hacer nuevas y “mejores”
cárceles, lo cual requiere contratar empresas para su construcción y
mantenimiento, quieren aplacar el desempleo dando trabajo para encerrar
mejor a quienes no pueden por mil razones tener una vida o un empleo
adaptado.

En el día que se escribe este texto el comisionado Juan Miguel Petit,
refiriéndose al caso del preso secuestrado y la superpoblación, denuncia
que en Uruguay no hay un sistema penitenciario lo cual no es cierto
porque hay cárceles. Dice que en el mundo hay mejoras en lo que refiere
a sistemas penitenciarios y que la ley uruguaya está desactualizada,
esas mejoras son cárceles privadas, programas de rehabilitación
privadas, máxima seguridad y máximo aislamiento, la solución no puede
ser el presidio y su negocio.

Si alguien se tiene que rehabilitar aquí somos nosotr@s como sociedad
entendida como conjuntos de grupos humanos que se necesitan para
subsistir, debemos de enfrentar el mundo de miseria y control que nos
quieren imponer donde el capitalismo nos coloca a tod@s contra tod@s, al
mismo tiempo que nos hacemos de herramientas y medios para reparar la
violencia que entre nosotro@s podemos llegar a ejercer. No hay político
o políticas que nos ayuden en esta empresa porque no es que el sistema
este corrupto sino que es esencialmente irracional e injusto, todo
gobierno solo gobierna para sus dirigentes que son las castas políticas
y la clase capitalista.  Nos van a venir a hablar de que el estado está
ausente y hay que instalar nuevas políticas públicas o que la libre
competencia es la forma de la libertad, todas esas declaraciones son
argumentos de una forma de ver que no nos corresponde, quienes las
mantienen eligen depender el actual estado de las cosas. Si realmente
queremos hacer un cambio debemos despojarnos de tales creencias que solo
ayudan a quienes nos explotan, íntroduscamosnos en una lucha por una
nueva sociedad posible, solidaria, horizontal y autoorganizada.

Solidaricémonos con l@s pres@s, sin ánimo de paternalismo
asistencialista escuchemos sus denuncias y reclamos, démosle
repercusión.   

¡Contra la desigualdad estructural, la tiranía y el encierro,
solidaridad y acción!

Pancarta en solidaridad con Boris.

El mensaje de ésta pancarta es una muestra de solidaridad con el compañero Boris, que desde hace mas de un mes se encuentra en coma producto del incendio provocado en la celda que lo mantiene encerrado hace un año en las cárceles francesas.

La acción que llevó al compañero a caer en cana se enmarca en el ataque a las estructura que el capitalismo llama ¨ progreso ¨ pero que en realidad su fin es afinar el control social. Elegir como objetivo incendiar dos antenas de telefonía móvil es un ataque contra la dominación actual, nada tiene que ver con teorías fascistas-conspiracionistas que los medios de des-información quieren mostrar y hacernos confundir.

Levantamos el puño y enviamos palabras de aliento para Boris y todxs quienes caen en las garras de las instituciones de la tortura.

Pancarta colocada en las inmediaciones de la embajada francesa en Montevideo.

Intervenciones por la semana internacional de solidaridad con lxs anarquistas encarceladxs.

29 de Agosto, Costa de Oro, Región usurpada y saqueada por el estado
uruguayo.
  Respondiendo al llamado internacional en solidaridad con lxs presxs
anarquistas, la noche del 29 de Agosto dejamos estampada la firma de
complicidad con nuestrxs compas secuestradxs, en una nueva jornada de
propaganda ácrata. Propaganda terca, mil veces borrada y mil veces
volviendo a molestar. Propaganda que es un grito irreverente acompañando
y anunciando los actos. Por la destrucción de la sociedad carcelaria y
la libertad de nuestrxs hermanxs de lucha enjauladxs! Procuremos que
viva la Anarquía!!!!!

Semana internacional de solidaridad con lxs presxs anarquistas

Hay una mentira fundamental en la sociedad capitalista, una promesa que nunca se hace realidad; la promesa de la libertad: sólo debes trabajar duro. Y cada vez que tropezamos con una nueva crisis del capitalismo, ésta se hace visible. 

Algunos dicen que el Covid-19 es una crisis sanitaria. ¡Pero no lo es! El Covid-19 es otra crisis causada por el capitalismo y su afán de más riqueza y crecimiento. La contaminación de la tierra fértil a través de la agricultura industrial, el robo del hábitat para los seres humanos y los animales salvajes mediante políticas de extracción que convierten los bosques prósperos en desiertos; es la locura del capitalismo la que empuja a la humanidad hacia nuevas fronteras donde nos esperan más virus. 

Este año trajo más injusticia social y económica, más sufrimiento, pero también más lucha. La gente se rebeló contra el sistema capitalista y los regímenes autoritarios. La gente luchó por su libertad y contra la explotación. La gente hizo huelgas en las fábricas y se levantó en las cárceles contra la política autoritaria y orientada al beneficio.
Fue un año duro y aún queda más por venir. En estos tiempos necesitamos más que nunca de solidaridad, tanto en la vida cotidiana como en nuestros barrios y comunidades. Tampoco debemos olvidar a nuestrxs compañerxs en prisión, que luchan por la libertad y la igualdad. Ellxs viven momentos difíciles en este momento, pues la pandemia aísla aún más a las personas en prisión.

Por eso, este año, volvemos a convocar la Semana Internacional de Solidaridad con los Presxs Anarquistas.

Realiza alguna acción de solidaridad,  cuelga una pancarta, organiza un acto de escritura de cartas a les presxs o proyecta una película, informa sobre lxs que están en las cárceles y hazles saber que no están solxs y olvidadxs.Envíanos una foto, un texto breve, y/o un vídeo de tu acto o acción, un programa de radio: tu creatividad no tiene límites.

Recordemos a lxs que lucharon contra esta injusticia y pagaron con sus vidas. 

No olvidemos a lxs que están en la cárcel y continúan su lucha.

¡Seguid luchando!
¡Que los ricos paguen por Covid!

¿Qué significa luchar contra la cárcel?

Si nos ponemos a analizar cuál es la idea que mantiene el orden
establecido dentro del estado de las cosas es el miedo constante de que
el Estado ejerza violencia física sobre nosostrxs. Las injusticias más
obscenas hacía la vida y la humanidad ocurren dentro del capitalismo y
aunque lxs explotados y marginadxs somos la mayor población mundial
capaz de hacer cambiar las cosas esto no ocurre, ni siquiera se nos
pasa por la cabeza a la gran mayoría y esto es a causa de un fuerte
imaginario social hecho a base de privación y amenaza, primero impuesto
por la fuerza y luego fundamentado por discursos y condiciones escritas,
estas son la Ley y La cárcel.
Es la cárcel el sitio al que somos desechadxs cuando nos somos
funcionales al sistema, tanto cuando no podemos como cuando lo
combatimos y las causas para ser encerrados son infinitas el estado
pretende que creamos que todo aquel que rompa la ley debe estar ahì,
para remediarse, corregirse o simplemente para no volver a salir a
estorbar la vida del buen ciudadano, revelándose así como lo que
realmente es: un campo de concentración.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu sitio web con WordPress.com
Primeros pasos